Frio, frio…

Mas o menos todos sabemos, al menos, dos o tres marcas o tipos de neveras que hay en el mercado. Pero que pasa cuando no queremos una de las típicas, de las que te puedes encontrar en cualquier casa, o simplemente que nuesta nevera ha envejecido pero funciona perfectamente.

Al margen de disimular con una cantidad ingente de imanes los desperfectos exteriores que pueda tener nuestro refrigerador, hay otras soluciones que le pueden dar un nuevo aspecto.

Los vinilos son una muy buena solución para renovar el aspecto de la nevera, en la red podemos encontrar multitud de páginas donde ya hay modelos preestablecidos o incluso donde podemos personalizar con esa foto de las últimas vacaciones los nuestros propios.

Si te sientes artista, puedes coger pincel y pintura y darle un aire de arte a modo de cuadro, un trampantojo, bodegones, o incluso de arte abstracto. También puedes usar pintura de pizarra y darle un toque bohemio, ademas de proporcionarte un lugar para anotar la lista de la compra.

Cuando la nevera ya no tiene arreglo, y se tiene que cambiar, se puede optar por algún modelo que se pueda disimular con el mismo tipo de puertas del resto de cocina, pero si por el contrario lo que quieres es destacarla, te puedes decantar por las consagradas SMEG en toda su gama de colores o por algún otro modelo original que de el punto divertido a tu cocina.

Y ya sabes, si quieres dejar tus comentarios, lo puedes hacer al final del artículo o en la cuenta de instagram. Si quieres compartir tus fotos las puedes enviar a elmagatzemdelsol@gmail.com.

Imagenes: Pinterest

Anuncios

Encimeras

Uno de los elementos que le dan carácter a la cocina es sin duda la encimera, de piedra, sintética, madera, etc… nos aporta sensaciones distintas, las hay para lucir y las hay para que sean prácticas, pero cada una de ellas dan el toque definitivo a todas las cocinas.

Empezamos por las clásicas de piedra. Podemos encontrar mármol, granito, piedras semipreciosas, todas ellas de belleza y dureza natural. Higiénicamente son ideales para la cocina, y la mayoría son resistentes a productos de limpieza.

Las encimeras sintéticas ya las podemos encontrar de cualquier forma, color y marca, y han llegado a un punto donde ofrecen acabados muy novedosos, y una dureza y versatilidad muy buenas.

La madera quizás es el material menos usado, ya sea por higiene o por dureza, aunque es cierto que tiene una calidez que el resto no tienen, por eso son ideales para ambientes rústicos o cocinas muy minimalistas.

En cuanto a otros materiales encontramos aceros en cocinas de estilo mas industrial, de baldosines esmaltados o de barro para ambientes marineros o campestres, o de aglomerados para usos económicos o provisionales.

Dejad vuestros comentarios al final del post o en instagram (@elmagatzemdelsol)

Imagenes: pinterest

Menestra de frutas ácidas…

Hoy os traigo un post de cocina con una receta nueva (nueva porque me ha salido así, improvisando) de la típica ensalada de frutas, pero, en la que le he puesto algunas frutas que estaban aún un poco verdes (es lo malo de no saber elegir la fruta).

A parte de las frutas “verdes” también le he añadido ácido extra con el jugo de un limón y media lima.

2014-06-28 10.52.58

Vamos allá, a la Menestra le he puesto lo siguiente:

  • 1 rodaja de piña natural (las rodajas mas o menos de 1’5 cm de grosor)
  • 1 rodaja de melón amarillo
  • 1 melocotón
  • 2 albaricoques
  • 1/2 manzana (en este caso granny smith)
  • 1 kiwi
  • el zumo de 1 limón mediano
  • el zumo de 1/2 lima
  • 30 cl. de licor de membrillo (hecho en casa con unos amigos)
  • Azúcar al gusto (yo le he puesto edulcorante líquido)

Preparación:

Para empezar cortamos la manzana a dados de mas o menos 1 cm y la ponemos en un bol y le rociamos el zumo de medio limón para que no se oxide, a continuación descascarillamos y pelamos la piña, el melón y el kiwi, (las demás frutas las he puesto con piel), y lo cortamos junto con el melocotón y los albaricoques a dados del mismo grosor de la manzana.

Acabamos de rociar el zumo del medio limón restante y de la media lima, le echamos el licor de membrillo y probamos. A partir de aquí hay que ir añadiendo azúcar o edulcorante liquido al gusto.

Espero que la disfrutéis, ahora que el calor aprieta…