Frio, frio…

Mas o menos todos sabemos, al menos, dos o tres marcas o tipos de neveras que hay en el mercado. Pero que pasa cuando no queremos una de las típicas, de las que te puedes encontrar en cualquier casa, o simplemente que nuesta nevera ha envejecido pero funciona perfectamente.

Al margen de disimular con una cantidad ingente de imanes los desperfectos exteriores que pueda tener nuestro refrigerador, hay otras soluciones que le pueden dar un nuevo aspecto.

Los vinilos son una muy buena solución para renovar el aspecto de la nevera, en la red podemos encontrar multitud de páginas donde ya hay modelos preestablecidos o incluso donde podemos personalizar con esa foto de las últimas vacaciones los nuestros propios.

Si te sientes artista, puedes coger pincel y pintura y darle un aire de arte a modo de cuadro, un trampantojo, bodegones, o incluso de arte abstracto. También puedes usar pintura de pizarra y darle un toque bohemio, ademas de proporcionarte un lugar para anotar la lista de la compra.

Cuando la nevera ya no tiene arreglo, y se tiene que cambiar, se puede optar por algún modelo que se pueda disimular con el mismo tipo de puertas del resto de cocina, pero si por el contrario lo que quieres es destacarla, te puedes decantar por las consagradas SMEG en toda su gama de colores o por algún otro modelo original que de el punto divertido a tu cocina.

Y ya sabes, si quieres dejar tus comentarios, lo puedes hacer al final del artículo o en la cuenta de instagram. Si quieres compartir tus fotos las puedes enviar a elmagatzemdelsol@gmail.com.

Imagenes: Pinterest